Sábado 24 de Junio del 2017

02-10-2015

la jornada en que el profeta muhammad (pbd) designo a ali (a) como su sucesor

Hadiz de Al-Gadir y Alí ibn Abi Talib (a) en el Sagrado Corán


El Profeta del Islam (Bpd) dijo: Aquel de quien yo fuera su señor (maestro) `Ali es su señor (fa man kuntu maulahu fa `Ali maulahu) ¡Allahúmma!: protege a quien le proteja, sé enemigo de quien le combata, da la victoria a quien haga por su triunfo, y aniquila a quien quiera humillarlo. ¡Torna la Verdad (Al-Haqq) con él, hacia donde él se torne!

 Dice el Sagrado Corán:
 Aquello que os encomienda el Mensajero, ¡tomadlo! y aquello que os veda, ¡evitadlo! (59:7)
 
 
Primera versión
 En el año décimo de la Hégira, de vuelta de la peregrinación de la Despedida (la única cumplida por el Profeta (Bpd)) ordenó elevar la oración conjunta (salatu -l-yami`ah) de pasado mediodía (al-zhúhur) a todos los peregrinos, que sobrepasaban los cien mil. Se encontraban entonces en una encrucijada de caminos, en cierta zona llamada Gadír Jum, entre Medina y Meca (cerca de la localidad de Yú`fah). La mayoría de la congregación se disolvería allí, cada cual hacia su lugar de origen.
 
El Profeta (Bpd) se ubicó bajo un árbol de gran copa, y luego de la saláh ordenó levantar allí un estrado con monturas de camellos (según unas versiones), o con piedras, de tal modo que fuera visible a todos los peregrinos. En seguida les recordó algo del Sagrado Corán que dice: "El Profeta es más preciado para los creyentes que sus propias almas" (33:6), con estas palabras: "¿Acaso no soy para los creyentes más preciado que sus propias almas?", a lo cual la congregación respondió, "sí, ¡por cierto que lo eres!"

 Luego, para dejar testimonio de cómo debía conducirse su comunidad después de él, a quiénes debía respeto, acatamiento y obediencia, expresó las memorables palabras del "Hadíz Al-Ziqláin" (de "los dos tesoros o joyas", también de "las dos cosas preciosas y graves")[1]:

 ¡Gentes!, por cierto que soy un mortal (o un hombre) cercano a ser llamado (hacia el otro mundo) y responderé[2]: Por cierto, dejo entre vosotros[3] AL-ZAQALAIN[4]: Si os aferráis a ambos[5] no erraréis después de mí[6], son el Libro de Allah y la Gente de mi Casa (Ahlul Baiti) mi Descendencia, una de ambas (cosas) es más importante (o grave) que la otra.[7] En verdad no serán separadas[8] (9) hasta que ambas vengan (a beber) de mi Fuente.[9]

 ¡Mirad, pues, cómo me sucedéis (o heredáis) respecto de ambas![10]
 Al-Latíf (Benevolente) Al-Jabír (Informadísimo) me comunicó[11] que sin duda no serán separadas hasta que me encuentren ambas (en el más allá): pedí esto a mi Señor y me lo concedió.[12]
 ¡No prevalezcáis sobre ellos (el Libro y la Descendencia), ni pretendáis ser más sabios, puesto que, sin duda, son más sabios que vosotros! ¡Aferraos a ellos y no os extraviaréis!
 La Fuente es extensa tanto como de Bosra hasta Sana[13], posee tantas vasijas (recipientes, copas) como el número de los astros.
 
 
 Segunda versión
 ¡Os dejo, con anticipación, pero vosotros me seguiréis!, y estáis cerca de venir a beber de mi Fuente. Entonces os preguntaré, cuando me encontréis, acerca de mi joya (la Descendencia)[14].
En verdad, Allah es mi interrogador y yo lo soy de vosotros. ¿Qué responderéis?[15]
 Quien se dirija (en oración) hacia mi Qiblah (lugar de orientación de la oración islámica), y responda a mi prédica, que procure el bien de ambos (el Libro y la Descendencia).[16]
 
 
Tercera versión
 Os dejo algo que si os aferráis a ello no os extraviaréis después de mí: dos cosas (o asuntos), una de ellas (el Sagrado Corán) es mayor que la otra, un Cordel que une los Cielos y la tierra.[17] Es el Libro de Allah, el cual si os aferráis a él no os perderéis ni os envileceréis en nada.[18]
 En cuanto a la joya más pequeña, es mi Descendencia, la Gente de mi Casa (Ahlul Bait -P-).[19] ¡Os apercibe (advierte) Allah sobre la Gente de mi Casa! (repitió esto dos o tres veces).
 
 
Cuarta versión
 En verdad que Allah, Poderoso y Majestuoso, me ha revelado que falleceré. Os diré algo que si hacéis de acuerdo a ello os salvaréis, y si lo abandonáis os aniquilaréis: Sin duda que la Gente de mi Casa, mi Descendencia (`Étrati) son mis íntimos (o selectos) y mi fortaleza. Y por cierto que seréis interrogados acerca de Al-Zaqaláin: El Libro de Allah y mi Descendencia, si os aferráis a ellos no os extraviaréis.[20]
 
 
Quinta versión
 Por cierto que os dejo el Libro de Allah y la Descendencia de la Gente de mi Casa (`Étrati Ahlul Bait)[21], ellos son los dos jalifas (sucesores) después de mí. Uno es más grande que el otro. ¡¿Acaso no os aferraréis a ellos?! Pues son en verdad dos cordeles que no se cortarán hasta el Día de la Resurrección.
Estudio del Hadiz (tradición)
 
1) El Profeta (Bpd), pone su propia alma bendita como garantía de lo que va a comunicar, al Sagrado Corán como testigo, y a Allah como la Fuente de todo lo que va a decir: "¿Acaso no soy para los creyentes más preciado que sus propias almas?". Esto significa que el Profeta (Bpd) tiene prioridad y autoridad para disponer de todo lo que concierne a los musulmanes.
2) De este modo expresa que:
 a) Allah es Quien le ordena realizar el acto, pues el mismo afecta a todos los musulmanes en su conjunto (del pasado, del presente y del futuro). Si no fuera así no hubiese el Profeta (Bpd) recibido de su Señor una orden al respecto, no hubiera aludido a un texto coránico (33:6) que lo autoriza a disponer de los asuntos de todos los creyentes, por encima del gusto o las inclinaciones de ellos.
 b) La cuestión es muy importante y vital para la buena guía en el Islam, pues no se trata de un acto caprichoso.
3) Esto último queda evidenciado por:
 a) Haber llamado el Profeta (Bpd) a salatu yámi`ah (congregación general) antes de anunciar el hadíz. Además, como remarcando el hecho y para que quedara una señal viva del mismo, la gente fue reunida en medio del desierto, a pleno sol, hasta el punto que la mayoría prefería descalzarse y ponerse el calzado sobre la cabeza para evitar el rigor del sol.
 b) El hecho de que fuera en una encrucijada de caminos, lo cual simboliza la prueba, por cierto que Hemos creado al hombre para el sufrimiento y le Hemos indicado los dos caminos (90:4 y 10). La prueba concierne tanto al mundo, como al Din: ... ¿Acaso la humanidad presume que será consentida por solo decir "¡creemos!" sin ser probados? (29:1). La prueba en el Din es mantener unido al Sagrado Corán y la Descendencia de Muhammad (Bpd).
 c) La reunión de Al-Gadír fue la última públicamente mantenida en este mundo por el Profeta (Bpd) con su comunidad, y la más numerosa con los representantes de toda su comunidad. Inmediatamente después de ella concluye la Revelación del Sagrado Corán, remarcando que fue el acto culminante de la misión de Muhammad (BPDyC), y el último versículo revelado fue: Hoy os He perfeccionado vuestro Din, y He completado mi gracia con vosotros, y Me complazco con el Islam por Din vuestro (5:3).
 d) El Profeta (Bpd) anuncia su próxima desaparición (falleció tres meses después). Por eso deja un legado que debe cumplir su comunidad, "el Libro de Allah (Kitábu Allah) como un Cordel entre los Cielos y la tierra", y la Gente de su Casa (Ahlul Bait -P-), los cuales no deberán ser separados para estar seguros de la rectitud dentro del Islam.
 
 
El contenido del Hadiz
 El hadíz en sus diferentes versiones incluye los siguientes puntos:
 A- Se describe al Sagrado Corán y a Áhlu Al-Báit con una misma palabra, zaql, cuyo dual es zaqaláin. En este sentido quedan unidos en el significado: "Cosa preciosa", "joya", "tesoro", "platillo de una balanza". Dice Ibn Híyir (famoso sabio sunnita del siglo quinto de la Hégira): "El Mensajero de Allah, con él sean la Bendición y la Paz y con su Descendencia, llamó al Sagrado Corán y a su Descendencia `zaqaláin', porque el `zaql' es todo lo precioso (raro), grave (importante), protegido (guardado, cuidado). Estas dos cosas (el Libro y la Descendencia) son así, pues cada una de ellas es una fuente para los conocimientos del Din, y para los secretos y los preceptos de la Sharí`ah. Por eso el Profeta (Bpd), incitó a imitarlos (a seguirlos), y a aprender de ellos diciendo: `la alabanza sea con Allah (Al-Hámdu lil-Láh) quien estableció la sabiduría entre nosotros, Ahlul Bait (P)...".[22]
 B- Se describe a ambos, el Sagrado Corán y Descendencia, como guías y protectores contra el error. Quien se aferra a ellos se salva. Dice el Sagrado Corán: ¡Aferraos al Cordel de Allah, todos vosotros (musulmanes)[23], y no dividáis! (3:103), simbolizando el Cordel (habl) lo siguiente: El Sagrado Corán y la Descendencia profética, con ellos sea la Paz.
 Dijeron los santos Imames (P), "nosotros somos el Cordel de Allah, los intérpretes del Sagrado Corán, y de la Wiláiah" (primacía y conducción después del Profeta (Bpd). también se llama ciclo de la Uiláiah al que va desde la desaparición del Profeta hasta el Día Final.
 Dice Ibn Híyir en el párrafo antes citado "... en los hadices que incitan a aferrarse a Ahlul Bait (P) hay un indicio de que es imposible que deje de existir (para cada época) alguien capacitado de entre ellos para poder adherir a él, esto hasta el Día de la Resurrección. Así es también con el Libro, y por esto (Ahlul Bait -P-) son una salvaguarda (gracia) para la humanidad... y al respecto lo testimonia el siguiente dicho (del Profeta (Bpd)): `En toda generación de mi comunidad habrá justos de la Gente de mi Casa', y otros del mismo estilo. Luego, a quien con más derecho y realidad debemos aferrarnos de entre ellos (Ahlul Bait -P-) es al Imam y al (más) sabio de ellos: `Alí Ibn Abi Tálib, Allah ennoblezca su rostro... Dijo Abu Bákir (primer califa): `Alí es el linaje (o prosapia) del Mensajero de Allah', con él sean Bendición y Paz y con su Descendencia".
 En un hadiz el Profeta (Bpd) expresó: "Las estrellas son salvaguardia (amán) para las gentes de la tierra de perecer ahogados, y la Gente de mi casa (Ahlu Baiti) son el Aman de mi comunidad contra la divergencia (y el desvío). Por lo cual, si una parte (o tribu) de los árabes[24] discrepa con ellos, se diferenciará (del resto) y se convertirá en la facción del demonio" (hizbu Iblís, Sagrado Corán 58:18).
 C- Se dice que ambos no deben ser separados, sino que se mantendrán unidos, por dos motivos: En primer término por la Voluntad de Allah, a ruego del Profeta (Bpd) quien dijo, "pedí esto a mi Señor y me lo concedió", y describió dicha unidad así: "Son dos compañeros estrechos que no se separarán". En segundo lugar, ello constituir una prueba para el hombre, quien puede separarlos o mantenerlos unidos. Si comete lo primero, sea por ignorancia o a propósito, cae en el error: "Quien muere sin conocer al Imam de su época, muere como ignorante (yáhil)", y también se afirma lo mismo de quien no conoce a los Doce Imames, con ellos sea la Paz, por sus nombres y el nombre de sus ancestros.
 ¿Que significa mantenerlos unidos?: Seguir la enseñanza del Libro de acuerdo a la interpretación de la Descendencia, rechazando toda otra escuela. Quien no haga esto inevitablemente yerra.
 D- Dice el hadiz "hasta que ambos (Libro y Descendencia) vengan (a beber) de mi Fuente". Parece contradictoria la expresión dado que no se puede decir del Libro que "beba". Pero no se refiere meramente al acto de beber, sino simplemente al Día del Juicio Final, en que todas las cosas retornar n a su Señor: Por cierto que a tu Señor es el Retorno (de todo) (96:8).
 Esto significa que la desviación de la Wiláiah (primacía y conducción) de Ahlul Bait (P) equivale a desviarse del Libro, hasta el Día Final.
 E- Allah y Su Profeta (Bpd) interrogarán a los musulmanes sobre ambas cosas. En consecuencia, el resultado del juicio de los musulmanes dependerá también de su orientación en la enseñanza sagrada, sea que obedecieron a los Imames o los rechazaron.
 F- Ahlul Bait (P) y la Descendencia inmaculada son los sabios de la Umma (comunidad de los musulmanes). Nadie los precede en ello ni puede enseñarles nada que no sepan. Su conocimiento procede de Allah y de Su Profeta (Bpd): "¡No prevalezcáis sobre ellos, ni pretendáis ser más sabios, puesto que sin duda son más sabios que vosotros!"
 Dijo Fajr Ad-Din Al-Rázi (un gran sabio sunnita del siglo cuarto): "Allah hizo de la Gente de la Casa (del Profeta, (Bpd)) asociados a él en cinco cosas: La prueba, la prohibición de darles limosnas, la purificación, la Paz, y la Bendición (al final del saláh u oración, y en toda otra ocasión), y esto no lo obtuvo nadie excepto ellos".
 G- Son los sucesores (jalifas) verdaderos del Profeta (Bpd): "Son mis íntimos (selectos) y mi fortaleza... los jalifas después de mí".
 Las numerosas oportunidades en que el Profeta (Bpd) pronuncio este hadíz, y quienes lo narraron entre sus compañeros y los autores que lo mencionan
 Dice el sabio sunnita Ibn Híyir en su obra Al-Saua'iq Al-Muhriqah (Las centellas fulminantes): "... El hadiz `del aferramiento' (es decir del Ziqláin) tiene numerosas vías que proceden de más de veinte compañeros del Profeta (Bpd).
Algunas de estas vías afirman que fue dicho en `Arafát (lugar en que culmina la Peregrinación, en este caso la de la Despedida), otras afirman que fue dicho en Gadír Jum, otras que lo dijo en Medina, cuando estaba enfermo, en tanto su habitación estaba repleta de sus compañeros. Por último, se afirma que lo expresó en la disertación que pronunció cuando retornaba de Taif. Esto no es contradictorio, puesto que no existe objeción para que se los haya repetido (a sus compañeros) en todas esas ocasiones y aún en otras, dado la importancia del Libro Poderoso (El Corán) y la Progenie purificada".
 Por su parte, otro autor sunnita, Shamsu Al-Din Al-Sájui, mencionando a los compañeros que lo transmitieron, cita a los siguientes: Yábir, Hudháifah Ibn Asid, Juzáimah Ibn Zábit, Sahl Ibn Sá`ad, Dumáirah, `Ámir Ibn Láila, `Abd Al-Rahmán Ibn `Áuf,. `Abd Allah Ibn `Abbás, `Abd Allah Ibn `Úmar, `Adi Ibn Hátim, `Úqbah Ibn `Ámr, `Alí Ibn Abi Tálib (P), Abu Dharr, Abi Ráfi', Abi Sharíh Al-Juzá`i, Abu Qudámah Al-Háizami, Ibn Al-Tihán, Ummu Sálamah, Ummu Háni la hija de Abu Tálib, y otros. Otro autor también sunnita, Mir Hámid Husáin Al-Hindi, autor de Kanzu –l-`Ummál, una colección por temas de las tradiciones islámicas, agrega estos otros nombres: Al-Hásan Ibn `Alí (P), Salmán Al-Farisi, Abu Sa`íd Al-Júdri, Abu Hudháifah Ibn Al-Laman, Záid Ibn Zábit, `Abd Allah Húntab, Yubáir Ibn Mut`im, Al-Burá' Ibn `Ázib, Anas Ibn Málik, Tálhat Ibn `Ubáid Allah Al-Tamími, Sá`ad Ibn Abi Uaqqás, `Úmar Al-`As, Abu Aiiúb Al-Ansári, Abu Láila Al-Ansári, Fátima Al-Zahrá (con ella sea la Paz).
 Entre los grandes tradicionistas (doctores de hadices) que siguen los sunnitas, registran este hadiz en sus obras principales los siguientes: Áhmad Ibn Hánbal, Múslim, Al-Tírmidhi, Al-Nisa'i, Ad-Dárami, Ibn Juzáimah, Al-Hakím Al-Nisabúri. Otros autores sunnitas que confirmaron este hadíz en diversas épocas son: Al-Tabráni, Al-Qúrtubi, Al-Ázhari, Al-Dharqátani, Al-Zá`labi, Al-Jatíb Al-Bagdádi, Ibn Al-Mugázali, Al-Bágüi, Ibn `Asákir, Ibn Kazír, Al-Saiúti, etc.
 
 
SEGUNDA PARTE DE GADIR JUM
La designación (nass) de `Alí Ibn Abi Talib (P) como sucesor (califa) del Profeta (Bpd)
 Hemos visto cómo el Profeta (BPDyC) establece definitivamente a Áhlu Al-Báit como sus continuadores, y siguiendo su disertación de ese día, veamos cómo designa especialmente a `Ali (P) como su sucesor.
 `Ali Ibn Abi Tálib era primo del Profeta (Bpd), luego sería su yerno al casarse con Fátima Al-Zahrá (P), la hija menor del Mensajero (Bpd), y sería su hermano espiritual, pues hermanó el Profeta entre él y Alí (P) en dos ocasiones (como después veremos). Fue `Ali (P) el hijo menor de Abu Tálib, jefe del clan hashimíta, quien protegió al Profeta (Bpd) durante la primera parte de su misión, hasta que Abu Tálib falleció. Madre de Alí fue Fátima Bint Ásad, quien además crió al Profeta (Bpd) desde los ocho años en adelante. A la desaparición de Abu Tálib, padre de `Alí, el Profeta sufrió la mayor saña en su contra siendo expulsado de Meca por haberse quedado sin alianza humana que le protegiera.
 Cuando el Profeta (Bpd) terminó de pronunciar hadíz Al-Zaqalain, tomó la mano de `Ali, la elevó junto a la suya, y expresó varias veces:
 "¿Acaso no soy más preciado para vosotros que vuestras propias almas?" Respondieron, como en la anterior oportunidad, "¡por cierto que lo eres!". Entonces el Profeta (Bpd) dijo sus famosas palabras:
Aquel de quien yo fuera su señor
(maestro) `Ali es su señor (fa man kuntu
maulahu fa `Ali maulahu)
¡Allahúmma!: protege a quien le proteja,
sé enemigo de quien le combata,
da la victoria a quien haga por su triunfo, y
aniquila a quien quiera humillarlo. ¡Torna la
Verdad (Al-Haqq) con él, hacia donde
él se torne!
 Este es el conocido hadíz de "Al-Gadir", cuyo preámbulo fue el de Al-Zaqalain. El Profeta (Bpd) designa a `Ali es su sucesor en la conducción espiritual de su comunidad (Wilaiah) y política (Imamah).
 
 
 Este hadíz debe considerarse la culminación de muchos otros anuncios del Profeta (Bpd) desde que recibió de Allah la misión de predicar el Sagrado Corán. El primero de esos anuncios fue en ocasión de revelarse el versículo: Advierte a tu clan, tus parientes (26:214), cuando el Profeta ordenó a 'Alí (P) invitar a los hashimitas (su clan) y a Quráish en general (su tribu) a una comida a la cual concurrieron cuarenta hombres representativos. Allí los invitó al Islam, y aseguró que a quien lo apoyara y luchara junto a él lo haría su hermano y sucesor (califa), y durante su vida su segundo mandatario. Por entonces, al comienzo de la Revelación, `Ali tenía apenas ocho años, pero frente al silencio total e incluso a la desconfianza, fue el único que respondió afirmativamente.
 Los presentes se burlaron del Profeta (Bpd), por haber obtenido sólo la respuesta de un niño, pero Muhammad (Bpd), poniendo su mano en el cuello de `Ali dijo: "Este es mi hermano, mi mandatario, mi sucesor (califa) entre vosotros (o según algunas versiones, después de mí), ¡escuchadle y obedecedle!". Los presentes se mofaron entonces de Abu Tálib, el padre de `Ali, diciendo, "¡Muhammad te ordenó que escuches y obedezcas a tu pequeño hijo!"
 En otra ocasión, antes de la Hégira, el Profeta (Bpd) hermanó entre los emigrados (musulmanes de Meca, de la primera época), y cinco meses después, ya en Medina, entre los emigrados y los ansár (defensores del Profeta –Bpd- de la ciudad de Medina). En ambas oportunidades se hermanó con `Alí y le dijo: "Tú tienes a mi respecto la categoría de Aarón respecto de Moisés, excepto que no habrá Profetas después de mí". Estas palabras las reprodujo en ocasiones numerosas, en una de las cuales, de acuerdo a Ibn `Abbas, agregó: "Por cierto que es imposible que me vaya (de este mundo) sin dejarte como mi sucesor (califa)". Otro hadíz dice: "Cada profeta tiene su albacea (uasí = legatario) y sucesor, y por cierto que mi albacea y sucesor es `Ali Ibn Abi Talib"[25]
En cierta ocasión `Ali preguntó al Profeta (Bpd): "¿Qué heredaré de ti?", a lo cual respondió, "lo que heredaron los Profetas anteriores, el Libro de su Señor (que cada Profeta recibió), y la conducta preceptuada (Sunnah) de los Profetas"[26]
Y entre otros dichos, expresó el Profeta (Bpd): "Sin duda `Alí es parte de mí, y yo soy parte de `Alí, él es el Ualí (conductor espiritual) de cada creyente después de mí", "...no cumple (mis promesas u obligaciones) sino yo o `Alí", "el mejor juez entre vosotros es `Alí", "soy la ciudad de la Sabiduría, y `Alí es su puerta", "tú eres el Ualí de todo creyente después de mí".
 
`Ali (P) en el Sagrado Corán
 Dijo Ibn Al-`Abbás: "Se revelaron respecto de `Ali trescientos versículos del Libro de Allah". Entre esos versículos están:
 1º) En verdad, vuestro Walí es Allah y Su Profeta, y los creyentes quienes elevan la oración y dan caridad aún estando prosternados (5:55). Fue revelada cuando `Alí dio una limosna mientras estaba prosternado. Allah lo designa después de Él, exaltado sea, y del Profeta (Bpd), en cuanto a autoridad y sabiduría, pues eso significa Walí (primero en la jerarquía de los creyentes y su conductor espiritual y político).
 2º) Allah quiere expulsar de vosotros toda impureza, ¡Ahlul Bait!, y purificaros enteramente (33:33). Fue revelada cuando el Profeta (BPDyC) se cubrió con su manto como signo de elección y bendición junto con `Alí, Fátima, Al-Hasan y Al-Husain, con ellos sea la Paz. Este versículo es la base de la impecabilidad de los Imames y la justificación de su Imamato (conducción espiritual).
 3º) A quienes te porfíen acerca (de Jesús) después de lo que te fue revelado de conocimiento, diles: "¡venid, expongamos a nuestros hijos y a los vuestros, a nuestras mujeres y a las vuestras, y a nuestras almas y a las vuestras, luego hagamos ordalía e invoquemos la maldición de Allah sobre los embusteros!" (3:61). Este versículo fue revelado en ocasión de presentarse a Medina una delegación de cristianos, para impugnar al Profeta (Bpd), pero y éste les propuso aceptar los testimonios del Islam (de la Unidad divina absoluta, y de que Muhammad es Mensajero de Allah), y renunciar a atribuir a Jesús (P) la divinidad. Los cristianos se negaron, y entonces al Profeta (Bpd) le es ordenado por Allah invitarlos a una ordalía (invocación para que Allah castigue al mentiroso), exponiendo en la misma a los suyos `Alí, Fátima, Al-Hasan y Al-Husain (P) y a su propia alma, es decir a su persona (o bien se designa así a `Alí). Los cristianos temieron someterse a la ordalía y se retractaron, aceptando pagar una capitación (impuesto por cabeza para ser protegidos por el Islam), en lugar de adherir al Islam. El Profeta (Bpd) acordó con ellos ese pacto, que es la base del trato que se debe dispensar a los cristianos en el Islam.
 
 
 Con estos tres versículos es suficiente, aclarando que nada parecido ni remotamente a ellos existe en favor de nadie en el Sagrado Corán, excepto de `Alí y Ahlul Bait (P).

Comentarios
Ingrese su comentario rellenando los campos